jueves, 9 de julio de 2009

DIAS DUROS PARA EL OPORTUNISMO

por Sonia López - Secretaria General del Partido Comunista. Convencional Constituyente de Corrientes (MC)

El oportunismo está en apuros en la Provincia de Corrientes. Son días difíciles para los mercenarios de la política, momentos de incertidumbre que nunca les tocó afrontar. Aquello de que “siempre es ganador el caballo del comisario” se ve de negras por estos rumbos. No se sabe cual es el caballo susodicho. Es hora de sufrir para el oportunismo político. ¡Que buen momento! Es para alquilar balcones y ver desfilar a los personajes de un cuento que podría emular a García Márquez, el maestro en materia de detectar toda la decadencia de que somos capaces, cuando prima el egoísmo por sobre las causas colectivas.

Es que el “caballo del comisario” depende del comisario. Y más allá de operativos mediáticos, no se sabe a ciencia cierta lo que pueda ocurrir el 13 de septiembre en la Provincia. No se sabe quién será el comisario finalmente por lo que no hay un “caballo” para montar con tranquilidad. El resultado electoral del 28, a pesar de la necesaria nacionalización de una elección nacional, es bastante parejo, si se piensa que hay solo 10 puntos de diferencia entre el primero (Frente de Todos) y el tercero (Frente Correntinos por el Cambio) pasando por ECO que salió segundo por 2 puntos con el primero y por 8 puntos con el tercero.

Este esquema de análisis debemos completarlo diciendo que el 28 se trató de una elección a Legisladores Nacionales, donde estaba en juego el posicionamiento de las grandes tendencias políticas nacionales en el Congreso de la Nación, vinculadas a los intereses sociales en disputa abierta desde la crisis de la Resolución 125 impulsada por el Gobierno Nacional.

Las Elecciones Provinciales del 13 de septiembre, en cambio, se trata de algo mucho más concreto para los ciudadanos de Corrientes. Se trata de apoyar o castigar con el voto a la gestión provincial y municipal. Se trata de definir: continuidad o cambio. Sencillo y contundente. Son elecciones ejecutivas y legislativas. Aquí se ponen en juego las principales figuras políticas de la Provincia. Y si bien, el test del 28 de junio había que pasarlo con decoro para asumir el desafío del 13 de septiembre, nadie (con honestidad intelectual) se atreve a aseverar quien saldrá ganador, ya que el test resultó bastante apretado y sin ningún número que haya resultado aplastante o al menos descollante como antecedente.

Y si lo anterior es una obviedad, mayormente lo es considerar que, en realidad, Arturo Colombi gana muy lejos de aquel 60% que lo llevó al poder, en una curva descendente que no la pueden detener ni con todas las joyas de la abuela (los recursos públicos). Y lo sigue un Ricardo Colombi que por 3ra. vez consecutiva no alcanzó a ganarle a su primo que ostenta el poder que él mismo le confió. Y para colmo el Justicialismo se emancipa de ambos, constituye un Frente encabezado por el Senador Fabián Ríos y una constelación de aliados políticos y sociales, al cual no le fue del todo mal, teniendo en cuenta el golpe sufrido por el Gobierno Nacional, el Frente Correntinos por el Cambio se alzó, sin embargo, con un 25% del electorado sin jugar todavía su carta principal. Igualmente se tendrá que remontar bastante para lidiar con los dos primeros, y no está dicho que no se pueda. Así las cosas, la incertidumbre invade las camarillas políticas.

Ya existen movimientos orientados a bajar personajes nacionales que impongan códigos nacionales a una elección que es en esencia provincial. Hasta se ha escuchado un mamarracho de declaración alertando: “Pretenden provincializar la elección del 13 de septiembre!”. ¿Perdón? ¿Acaso no es provincial la elección de un Gobernador y su vice? ¿No es provincial la elección de legisladores provinciales?. El debate sobre lo provincial es ineludible. Y aquí es donde hacen crisis algunos esquemas.

Se debe discutir Federalismo. Si. Pero ya no solo en relación con los fondos que llegan a la Provincia. También se deberá discutir porqué el ejecutivo provincial se negó a votar el 15% de coparticipación a los Municipios en la Reforma de la Constitución Provincial en el 2007, y ahora se niega a cumplir lo que es un derecho consagrado de todos los Municipios. Y no solo se tendrá que discutir cuanto dinero llega a la Provincia de la Coparticipación de impuestos de la Nación., sino también como se gasta. Por qué nunca una verdadera recomposición y blanqueo salarial. El Gobernador deberá decir en qué gasta tanto dinero, porque en mejorar los sueldos y los presupuestos públicos de salud, educación y justicia no lo hace.

Y son días duros, decía, para el oportunismo político. Porque no se sabe si Arturo Colombi podrá torcer su curva descendente ni con todo el dinero de nuestros bolsillos. No se sabe si Ricardo Colombi podrá sumar voluntades para ganarle alguna vez a Arturo. Y tampoco se sabe si Fabián Ríos y el Frente, podrá ocupar el espacio potencial de votos que queda abierto para un cambio. Nadie tiene “la vaca atada”. Esto exige definiciones de cada sector vinculadas a coincidencias de ideas y programas. Esto exige jugarse alguna vez por algo con honestidad intelectual y compromiso. Y no es la costumbre en nuestra dirigencia política.

Por eso sufren tanto. Los malacostumbrados a cambiar de partido como de ropa interior. Los frecuentes saltimbanquis que se cruzan de Frente en función de ofertas y contraofertas de secretarias y subsecretarias, están todos jodidos. Porque cuando se ofrece eso, para cumplir, hay que ganar. Y no hay garantías.

Entonces se ven espectros grotescos. Como aquellos consagrados al ultrakirchnerismo que ahora son los primeros críticos, se despegan como de ropa sucia de acuerdos que los tuvieron bien alimentados durante años. ¡Ahora resulta que nadie votó a Cristina Kirchner!. Dan vergüenza ajena, empezando por el Gobernador, siguiendo por el primo y terminando por algunos ex transversales que dan lástima en lo que están cayendo para cotizarse. Tan grotesco como el Peronismo Federal vernáculo, enarbolando su posición de ganadores como quien saluda con sombrero ajeno, exigiendo al Gobierno de Arturo la vicegobernación. Así es, los traidores salen caros, pero no dejan de serlo.

Nuestro espacio político, el Partido Comunista y los amigos de la Izquierda, sigue apostando al cambio, y esperamos que todo el Frente Correntino por el Cambio así lo haga, sumando más voluntades sinceras y nuevas fuerzas políticas, sociales y comunitarias que decidan asumir esta batalla. Seguimos adelante con el desafío que nos planteamos, que los trabajadores y el conjunto del pueblo encuentren un espacio de representación política plural, y se termine con el ciclo saqueo de los fondos públicos en la Provincia que ahoga la posibilidad de desarrollo y crecimiento verdadero.

No votamos nunca a ningún Kirchner, no integramos ningún Gobierno, ni Nacional ni Provincial, por ser críticos con algunos temas, valorando importantes esfuerzos que se han hecho a nivel nacional, entendemos que se debió y se debe profundizar la distribución del ingreso y recuperar los Recursos Naturales para el futuro de los argentinos, entre otros problemas. Pero nos da vergüenza ajena ver como los otrora obsecuentes al kirchnerismo, que se integraron al Gobierno sin matices, ahora huyen del barco como las ratas cuando sienten que se hunde. No hay decencia en ello. No hay dignidad. Solo vergüenza.

Así es, Corrientes, ahora habrá que jugarse por algo. Habrá que definir si queremos seguir así o queremos cambiar. Ninguna escusa será suficiente para justificarse en el futuro. No hay caballo del comisario. Pero tampoco absolución gratuita, ni olvido. El electorado definirá seguramente. Pero ganando o perdiendo, el mercenario solo cosechará dinero o puestos, si le acierta al tiro. Pero la imagen grotesca del oportunista miserable, que no se juega en verdad por nada, quedará sepultada para siempre.


SONIA LÓPEZ
Secretaria General del Partido Comunista
Convencional Constituyente de Corrientes (MC)

1 comentarios:

Anónimo dijo...

COMO CAMBIA LA GENTE NO? BILLETERA MATA GALAN, LO QUE SI NO NOS DISFRACEMOS DE POLIS CUANDO YA SABEMOS QUE SOMOS CHORROS.

SALUDOS
FERNANDO LOPEZ